ESTADÍSTICAS NEFASTAS


.

Muchos cachorritos, muy poco amor:

En Estados Unidos nacen cerca de 2.500 gatitos y cachorros por hora, es decir 70.000 cada dí­a. Un perro no esterilizado puede llegar a tener 28.244 cachorros en nueve años. Un gato no esterilizado puede llegar a tener ¡14 millones de gatitos en nueve años!.

Dado que el número de animales supera en cantidad la demanda existente por ellos, millones de gatos y perros vagabundos sufren de abandono, abuso, hambre, enfermedades, congelamiento, muerte en las carreteras o acaban en laboratorios.

Más del 70 por ciento de las personas que adquieren animales terminan regalándolos, abandonándolos o llevándolos a refugios, los cuales reciben cerca de 27 millones de animales anualmente. Más de la mitad, cerca de 17 millones, deben ser sacrificados por la falta de hogares. La mayorí­a tienen menos de 18 meses de vida, y el 90 por ciento de ellos son sanos y adoptables.

A la luz de estas estadí­sticas trágicas, ninguna crí­a puede considerarse “responsable”. Aquellos que procrean animales para obtener un beneficio o las personas que dejan a su perro o gato tener “sólo una crí­a”, aunque sea con buena intención, contribuyen a la grave crisis de superpoblación de perros y gatos. Cada cachorrito o gatito recién nacido significa un hogar menos para un perro o gato que está desesperadamente aguardando en un refugio o vagando por las calles.

    1. Esterilice o castre a los perros y gatos
    2. Adopte animales en refugios, no se olvide de los animales adultos, que son siempre ignorados por gente que busca cachorros o gatitos
    3. Lleve a los animales extraviados a refugios administrados de manera humanitaria
    4. Trabaje dentro de su comunidad para legislar la esterilización y castración obligatorios. Comuní­quese con PETA para obtener ayuda.
    5. Hágase escuchar si alguien está planeando cruzar un animal. Anime a las personas que desean la compañí­a de animales a que adopten de refugios de animales
    6. Acuse el abandono, háblele al dueño del animal, mande una carta anónima o comuní­quese con la sociedad humana. ¡Sea persistente

    Cosas basicas pero que mucha gente aun discute…..

    1. Lo tome prestado del muro Paraiso de los Animales (y agregue que tambien se aplica a los gatos):

    Estas son las cosas que aprendí­ desde que Lunita entró en mi vida, y las comparto, para intentar que ninguno más pague por nuestra ignorancia:

    HACELO CASTRAR. Los perros y gatos de raza, hembras y machos, son robados para reproducirlos y vender sus crí­as. Cuando se enferman y ya están débiles por la explotación a la que fueron sometidos, con tumores, descalcificados y ya no son productivos, los abandonan y mueren solos y sufriendo. Todos los perros sin castrar, mestizos y de raza, son atropellados, mutilados y mueren debajo de los autos que ni siquiera ven, buscando aparearse. Se contagian tumores y enfermedades venéreas, se enferman de cáncer relacionado con lo hormonal y producen crí­as que repetirán el cí­rculo de abandono y dolor.Castra a tu perro/, gato/a sea de raza ó mestizo

    SIEMPRE PONELES CHAPITA CON TELÉFONO.

    Los perros y gatos asustados caminan mucho, se pierden, ES MENTIRA QUE SIEMPRE SABEN VOLVER. La chapita con el teléfono les da la oportunidad de reencontrarse con su familia. La chapita debe estar colocada en un cordón feo y fuerte, que no se gaste, ni se rompa, ni se desate. Si se la ponés en el collar, se lo roban en la calle y se quedan sin ella.

    NO LO DEJES SUELTO, NO LO DEJES SOLO.

    Él no necesita estar solo, él te necesita a vos. Camina con él, la vuelta a la manzana la tiene que dar con vos. Nadie te puede asegurar que no se va a ir detrás de una hembra en celo, que no se va a encontrar con una jaurí­a (que pueden ser 2 ó 3 perros) que lo ataquen para marcar el territorio y que el corra y salga de su ruta por eso y se pierda; que va a correr a un gato y lo atropelle un auto o que te lo roben.

    NO LE PEGUES, NO NECESITA TUS GOLPES PARA APRENDER.

    Necesita que le enseñes. Necesita tu paciencia y tu perseverancia.


    VACUNALO TODOS LOS AÑOS.

    Aunque sean adultos y estén bien alimentados, hay enfermedades que los pueden matar.

    NO APOYES CREENCIAS POPULARES SIN FUNDAMENTO .

    Los perros y los gatos no se las arreglan solos: se enferman, se accidentan, tienen hambre, frí­o y miedo. Los gatos no tienen 7 vidas, tienen una y muchas veces la viven bastante mal: los matan los perros, los patean los humanos, los lastiman y matan las peleas nocturnas.

    LA LENGUA DE LOS PERROS Y LOS GATOS NO ESTÁ CARGADA CON ANTIBIÓTICOS DE AMPLIO ESPECTRO.

    Es decir, no todas las heridas se las curan lamiéndose a sí­ mismos. De hecho, la mayorí­a de las heridas que se les producen por enfermedades, fracturas provocadas por autos que los atropellan, peleas entre ellos o porque un buen humano les propinó cobardemente un terrible golpe o herida cortante, terminan en bicheras, que son heridas llenas de gusanos que se los comen vivos de afuera hacia adentro, provocándoles un dolor indescriptible y lesiones neurológicas que les traen otras consecuencias, si no se mueren antes.

    LAS MUJERES QUE SE OCUPAN DE LOS PERROS Y ALIMENTAN LOS GATOS, NO SON TODAS VIEJAS LOCAS, SOLTERONAS Y AMARGADAS .

    Algunas aclaraciones: no todas somos mujeres, no todas somos viejas, no todas somos solteronas y algunas de nosotras tenemos una vida razonablemente completa y satisfactoria. Te sorprenderí­as de ver la cantidad de jóvenes, estudiantes, profesionales, familias completas, que dedican tiempo, dinero y esfuerzo a la protección de la fauna urbana; te sorprenderí­as de ver la inteligencia, la administración, los equipos de trabajo (voluntarios y pagos), los sistemas de adopción y seguimiento, los planes de canje para la adopción de viejitos, entre otras cuestiones, de algunos emprendimientos privados destinados al rescate de perros y gatos, y algunos otros al rescate de fauna salvaje. NO SUBESTIMES, NO CATALOGUES: SUMÁ, NO RESTES. PEDILE AL ESTADO QUE IMITE ESTAS ORGANIZACIONES CONCEBIDAS DESDE LO PRIVADO. No sólo hubo una inmensa evolución tecnológica, de hábitos y de consumo, también hubo un desarrollo de la conciencia ecológica y el respeto por la vida: SUMATE. ¿QUE SUPONÉS QUE PASA CUANDO LLAMAS AL PASTEUR? Te lo voy a decir: vienen con una camioneta inmunda, se bajan unos tipos que preferirí­an limpiarme el inodoro que tocar a un perro, lo enlazan como si fuera una fiera indomable, lo suben a la camioneta casi ahorcándolo, lo bajan de la camioneta otra vez ahorcándolo (y a veces también pateándolo, total ya no lo ven), lo tiran adentro de una jaula sucia, oxidada e inmunda y ahí­ se queda, haciendo caca, pis, durmiendo, comiendo (a veces), sufriendo, llenándose de hongos, sarna, manguerazos de agua helada, y acostándose sobre su propia suciedad. Si además el perro se atrevió a mostrarle los dientes en este proceso tan amable, le cuelgan un cartel en los barrotes del canil que dice MORDEDOR y así­ le garantizan que nunca nadie se le acerque, ni siquiera un veterinario, y se pudra ahí­ dentro, solo. El PASTEUR y casi todos los Centros de Zoonosis del paí­s (nombre elegante con el que bautizaron a las perreras), son campos de concentración de animales, lugares vergonzosos, prehistóricos, llenos de empleados inoperantes e insensibles a los que les pagamos el sueldo, donde si tienen suerte se encontraran con alguna voluntaria que se preocupe por ellos; lugares donde los revolean a su peor suerte sólo para que vos y yo no tengamos que verlos y mucho menos ocuparnos de darles un mejor destino (castrarlos, vacunarlos, ponerles un poco de agua y comida). AHORA YA SABÉS LO QUE PASA CUANDO LLAMÁS AL PASTEUR: TE CONVERTíS EN SU VERDUGO, LO CONDENÁS A UNA AGONíA LARGA, TRISTE Y DOLOROSA QUE TERMINARÁ EN UNA MUERTE SOLITARIA. LA PRÓXIMA VEZ QUE SE TE OCURRA LLAMAR AL PASTEUR, PENSÁ EN LO QUE TE CONVERTíS, Y SI TE DA EL CUERO, CONTíSELO A TUS HIJOS.

    NO COMPRES, ADOPTÁ.

    Si no elegiste a tus hijos por catálogo, no lo hagas con tu perro o tu gato. Los afectos no se compran, se eligen, se adoptan. Acercate a los voluntarios de los Zoonosis, a los grupos de internet dedicados al rescate y a la adopción de animales urbanos, a los refugios, a las protectoras. Hay perros grandes, medianos y chicos, de raza y mestizos, pelo largo, corto o más o menos, de todos los colores, edades y personalidades, de los que dan un poco de miedo y de los que dan mucha ternura. Entre todos esos animales, seguro que está tu próximo perro o gato.

    NO SIGAS DE LARGO.

    Si ves un animal lastimado, asistilo. Si fuera el tuyo querrí­as que alguien lo ayude y te avise. Los animales que no tienen dueño ni son de raza, también sufren y no se curan solos, necesitan atención veterinaria. No se la niegues. Hace que le curen sus heridas, pedí­ ayuda, no significa que te lo tengas que quedar. Si hay animales que viven en tu cuadra, en tu barrio, dales de comer, poneles agua. Tienen hambre, tienen sed. Si hay perra/os y gata/os en tu cuadra, en tu barrio, hablá con tus vecinos para hacerlos castrar: es rápido y barato, y vas a evitar que sigan reproduciéndose.

    NO LE TIRES EL PROBLEMA A OTRO.

    Sé parte de la solución; si no sabés cómo hacer, pedí­ ayuda, pero participá. EL ESTADO (NACIONAL, PROVINCIAL Y MUNICIPAL), NO HACE PRíCTICAMENTE NADA. SI OCUPÁS UN CARGO PÚBLICO AYUD́ A QUE ESTO CAMBIE. LOS PROTECCIONISTAS, LAS ASOCIACIONES PROTECTORAS, LOS REFUGIOS, LOS VOLUNTARIOS PUEDEN DARTE LA INFORMACIÓN QUE NECESITÁS.

    1. Fuente:  F.A.B.A.