Nos escribe un papa, el de Botitas.

3

Hola Patricia como habí­amos prometido te escribo para contarte como pasó la noche Botitas. Anoche apenas te fuiste ‘Boti’ comió más carne y un poquitito de los trocitos que nos dejaste. Después siguió investigando por su nueva casa daba una vuelta, luego volvia lo mimabamos un poco y seguia investigando.Ya tarde con mi esposa nos fuimos a dormir, Boti nos acompañó y sin mediar maullido se subió a la cama. Le explicamos que tení­a que bajar y suavemente lo dejamos en un banquetita mullida para que estuviera comodo, es entendible que la cama estaba más interesante, por lo que volvio a saltar y nosotros a explicarle. Ya a la tercera vez que sucedio lo mismo nos pusimos firmes! Obviamente durmió en nuestra la cama jejeje Está mañana cuando sonó el despertador él ya estaba en movimiento!!!. Como tuvimos que salir con mi esposa no quisimos que se quedara solito, entonces le enseñamos donde está el cuarto de su abuela. A Boti le debe haber agradado el lugar y la compañia porque aprovechó y pasó toda la mañana con mi suegra tomando solcito.Al mediodí­a me lo trajo porque: ¡¡¡Boti dice que tiene hambre!!! efectivamente era así­ porque almorzó bien y acto seguido descubrió que debajo de nuestra cama no daba el Sol, ideal para una larga siesta reparadora de una noche de expedición.Boti ya nos compró a todos. Es super mimoso y estamos re contentos de haberlo sumado a la familia. Espero que él también lo esté. La verdad que tu actitud de buscarle un hogar a los animalitos es una tarea muy noble de la que debés sentir muy orgullosa. No sólo le das felicidad a ellos sino, como en nuestro caso, a quienes pueden compartir su amor. Te damos las gracias por habernos acercado a Boti y te mandamos muchos cariños!!!

Gracias Miriam y Carlos