LA ESTRELLA DE MAR – Aporte de Vir P.

.

Lo saqué del muro de Animales Sin Hogar, una organizacion de Uruguay que rescata animales maltratados.
Si pueden publicarlo en la página, o en el facebook o donde quieran, creo que leerlo va a reconfortar a muchos, del mismo modo que me reconfortó a mi!
 

En nuestro paí­s, miles de animales son abandonados y viven en las calles, expuestos a mucho sufrimiento y maltrato. Muchos otros tienen hogar y no por eso dejan de ser maltratados. En cada rincón del mundo hay un animal que está sufriendo. A diario nos en …frentamos con estos casos provocándonos dolor y angustia dado que solo podemos ayudar a unos pocos. En esos momentos, en los que hemos perdidos las fuerzas, estamos agotados y frustrados y las lágrimas invaden nuestros ojos, pensamos en lo que un dí­a Loren Eiseley dijo: …..
Cierto dí­a, un sabio que caminaba por la playa reparó en un chico que se agachaba a cada momento, recogí­a algo de la arena y lo lanzaba al mar. Hací­a lo mismo una y otra vez. Tan pronto como se aproximó se dio cuenta de que lo que el chico cogí­a eran estrellas de mar que las olas depositaban en la arena, y una a una las arrojaba de nuevo al mar. Intrigado, le preguntó sobre lo que estaba haciendo, a lo cual le respondió: – Estoy lanzando estrellas marinas nuevamente al océano. Como ves, la marea es baja y estas estrellas han quedado en la orilla, si no las arrojo de nuevo al mar morirán aquí­. – Entiendo -le dijo- pero debe haber miles de estrellas de mar sobre la playa. No puedes lanzarlas a todas, son demasiadas. Y quizás no te des cuenta de que esto sucede probablemente en cientos de playas a lo largo de la costa… ¿No estás haciendo algo que no tiene sentido? El chico sonrió, se inclinó, tomó una estrella marina y mientras la lanzaba de vuelta al mar le respondió: – ¡Para esta sí­ lo tuvo! Loren Eiseley, El Lanzador de Estrellas, 1978 ….. Como personas, podemos escoger el actuar y el participar en el mundo que nos rodea. Todos tenemos un regalo que dar, solo hay que descubrir dentro de nosotros a quién se lo queremos dedicar.

 

 

 

 

.
.
.