Razas de Gatos: Gato Común Europeo


.

El origen del Gato Europeo Común o Gato Mestizo proviene de las especies felinas de ífrica y Asia. Esta raza se extiende por toda Europa gracias a los romanos, que lo consideraban el perfecto animal de compañí­a. Aunque no se conocen con certeza quiénes fueron sus antepasados, se cree que fueron los gatos silvestres africano.
Dentro del Gato Común Europeo hay dos tipos morfológicos: el primero es un grande y robusto, con cabeza grande y patas cortas, y el segundo es un gato más esbelto, de patas delgadas y largas y cabeza de tamaño normal. Aún así­, hay muchos individuos que presentan caracterí­sticas de ambas morfologí­as.

El pelaje de esta raza, de textura suave y afelpada, es denso y de longitud corta. Por la coloración del pelaje los gatos europeos se subdividen en: romano (o atigrado), tabby (o jaspeado), unicolor, bicolor o tricolor.
El Gato Común Europeo es un gato introvertido y muy desconfiado de los extraños. Aunque con sus dueños es muy cariñoso. Posee una gran inteligencia, lo que hace de él un gato de fácil trato y que aprende rápido. Es muy buen cazador y le encanta jugar. Además, es capaz de adaptarse a diferentes circunstancias y entornos.

.

FUENTEhttp://gatitoslindoss.blogspot.com de Sofí­a Sártori

 

Si pensamos en el aspecto de un gato, seguro que a la mayorí­a de la gente se le presenta la misma imagen: un felino pequeño de color naranja y blanco. Es decir, el gato más habitual en todas las casas. Se trata del gato común europeo o mestizo, un animal que tiene su origen en especies felinas de ífrica y Asia y que se extendió por Europa gracias a los romanos, que encontraban en él un perfecto animal de compañí­a.

El gato doméstico proviene del gato montés africano llamado Felix lí­byca, aunque muchos especialistas creen que en él se han incluido genes del gato de la jungla africano, el Felix chaus. La mezcla de este felino con el gato montés europeo Felix silvestri darí­a lugar a lo que hoy se conoce como el gato común europeo. Los conquistadores llevarí­an al Nuevo Continente a este felino que darí­a lugar a su vez a dos nuevas razas: el gato europeo de pelo corto y el americano de pelo corto.

gato paisajeEsta raza se caracteriza por tener un tamaño medio, con un peso que oscila entre los tres kilos y medio y los cinco kilos. Su cabeza también tiene unas dimensiones estándar y rectangular, con una leve depresión a la altura de los ojos. Sus ojos grandes, redondeados y amarillos -aunque también existen otros tonos- constituyen parte de su encanto.

 

Pelaje y color

Tienen el pelo corto, aunque lo normal es que tengan una densa capa de subpelo añadida. El hecho de que un gato mestizo tenga pelo largo se deriva de los cruces con otras razas. Aunque el tipo medio es negro atigrado, estos felinos se caracterizan por tener mezcla de colores, predominantemente blanco y amarillo o naranja.

 

gato tumbadoDependiendo del pelaje y el color, podemos distinguir entre gatos atigrados o romanos, que tienen las tí­picas rayas oscuras y color pardo que caracterizan a esta raza. El gato europeo jaspeado o tabby tiene tres rayas oscuras a lo largo de la lí­nea dorsal y en los costados, un dibujo en forma de concha, con el mismo tono anaranjado que el gato romano.

Además, existen los gatos unicolores, negros, blancos o rojos generalmente; bicolores o tricolores, ya sean de manchas grandes o pequeñas. Existen algunas peculiaridades, por ejemplo, que los tricolores y cuatricolores son sólo hembras, y que en el caso de que exista esta variedad en los machos, suelen ser estériles.

 

Un carácter astuto y observador

El comportamiento de esta raza se caracteriza por su gran capacidad de adaptación a diferentes circunstancias. Es inteligente, buen cazador -de ahí­ el tradicional uso que se le ha dado como cazador de ratones en las casas- y muy cariñoso. Normalmente son tí­midos y desconfí­an de los extraños, pero de buen carácter para los dueños y fácil de educar.

 

gato saltandoEn su trato con el hombre, los gatos europeos han desarrollado un carácter muy peculiar, de fuerte temperamento. Su crí­a y trabajos domésticos le han ido convirtiendo, cada vez más, en un animal menos individualista y más próximo a la familia.

En el caso del gato común europeo, suele vivir unos quince años. A partir de los 19 meses se considera que esta raza se encuentra en la edad adulta, siendo la etapa púber, entre los 11 y los 18 meses.

Este felino no requiere excesivos cuidados. Es un animal muy agradecido y fuerte, resistente a las enfermedades, juguetón y sociable, que en poco tiempo será el mejor amigo toda la familia. Siglos de convivencia con el hombre le avalan.

FUENTE: http://mascotas.facilisimo.com/reportajes/gatos/razas-de-gatos/el-gato-comun-europeo-un-perfecto-animal-de-compania_185673.html

.

.