¿Por qué se esconden?

Maletines, fuentes de plástico, bibliotecas, microondas y lavarropas, también están entre las opciones.
Está claro que los gatos tienen debilidad por esconderse. Pero, ¿por qué lo hacen?
Esta costumbre que nos divierte y nos llena de ternura, tiene algunas explicaciones simples.
Ludwig Walter, en su libro 300 preguntas sobre gatos, explica que el hábito de esconderse está relacionado con la innata curiosidad de los felinos. Pero también se debe a que los gatos buscan lugares para descansar que les ofrezcan calor, calma y seguridad y, a su vez, que tengan una pequeña abertura donde ellos puedan observar y controlar el entorno.

Es muy importante estar atentos a los lugares insólitos donde suelen esconderse porque puede resultar peligroso que se queden dormidos allí­.

¿Tu gato dónde se esconde?