Los curiosos juegos del gatito

.

Podrí­amos definir el juego como un comportamiento con patrones especí­ficos, llevados a cabo por individuos solitarios o en grupo, durante los cuales se desarrollan acciones espontáneas que no tienen por qué ser de utilidad.

Los juegos serán fundamentales para el desarrollo fí­sico y mental de nuestro gatito; el ejercicio que el juego proporciona también evitará variados problemas de salud, como la obesidad.
Nuestros pequeños amigos pueden desarrollar dos tipos de juego: el juego social y el juego solitario.
Juego social
Para que los gatitos comiencen a desarrollar el juego social deben intervenir, evidentemente, dos o más ejemplares. Entre estos juegos sociales, que se mantienen entre las semanas 4 a la 16, se encuentran los siguientes:

 

– Panza arriba: el gato está apoyado en la espalda, con las patas en movimiento. La boca, generalmente abierta, enseña ligeramente los dientes. Se presenta a partir de la tercera semana. Es un comportamiento de juego que también se observa durante el apareamiento.

– De pie: También a partir de la tercera semana el gato se mantiene de pie sobre sus patas traseras, mientras que con las delanteras extendidas se prepara para dar manotazos.

– De lado: sobre la quinta semana el gato muestra su cuerpo de lado, con un ligero arqueamiento y la cola curvada hacia el gato con el que juega. El otro animal suele dar vueltas sobre el primero.

– Abalanzarse: el gato se agacha con las extremidades posteriores bajo el cuerpo y la cola extendida hacia atrás; el peso del cuerpo, inicialmente, es desplazado hacia delante y hacia atrás, en un rí­tmico “bamboleo”… cuando surge la oportunidad, saltará hacia otro gato o persona. Este comportamiento se presenta sobre la quinta semana de edad.

– Caza: es el juego social de persecución y huida; aparece entre la quinta y la sexta semana de vida. Es uno de los juegos en los que los gatitos invierten más tiempo.

– Salto horizontal: se presenta, aproximadamente, a la semana de adquirirse el comportamiento de juego de caza; el animal efectúa saltos horizontales, con posturas asociadas a  de lado.

– Cara a cara: sobre las siete semanas podemos ver a dos gatos sentados cara a cara, inclinando sus cuerpos hacia delante. De forma casi simultánea dirigen el movimiento de sus patas delanteras a la cara del contrario.

– Juego solitario: Pero no todos los gatitos pueden disfrutar del juego social; muchos ejemplares se entretendrán y ejercitarán con la ayuda del juego solitario; los gatitos “hijos únicos” o ya en su nuevo hogar utilizan mucho este tipo de juego a partir de las ocho semanas de edad.
Existen varios tipos de juego solitario:

– El ratón: se producen saltos sobre un objeto móvil, como pelotas o ratones a pilas. Sobre ellos los gatitos enganchan sus patas delanteras acompañándose de espectaculares cabriolas. Otra “versión” más tranquila del juego es dando manotazos al objeto.

– El pájaro: consiste en atrapar objetos “voladores” y llevárselos a la boca. Es el tí­pico juego de persecución de los “plumeros” para gatos, que intentan interceptar a toda costa, por muy complicado que sea. Otra variante “más tecnológica” del juego son las evoluciones de los gatitos persiguiendo un puntero láser por donde quiera que asome.

– El conejo: en este juego hacen emboscadas a otros objetos, animados o inanimados, de pequeño o “gran” tamaño: otros animales, juguetes, personas el máximo estí­mulo es conseguir atrapar su presa proporcionándola un certero mordisco e intentar inmovilizarlo. Como podemos intuir este juego conduce a peleas con otros animales, lógicos enfados del propietario. Es un juego que debemos evitar y redirigir.

– El fantasma: en los juegos solitarios no solo ejercen acción sobre “presas” reales. Su objeto “cazable” puede ser imaginario; los propietarios llegan a pensar que el animal sufre un ataque de “enajenación transitoria” o algún tipo de inexplicable locura; ver saltar a nuestro gato persiguiendo “nada” por la pared o a lo largo del oscuro pasillo puede hacernos sentir un cierto desconcierto. Los pequeños gatos son los que más manifiestan estos ataques de locura, principalmente al atardecer o llegada la noche.

Una de las caracterí­sticas del gato doméstico es que durante toda su vida continua teniendo el comportamiento de juego de su más tierna infancia. Por este motivo, e independientemente de la edad, siguen jugando y teniendo comportamientos caracterí­sticos de gatitos.

Fuente: http://gatitoslindoss.blogspot.com.ar/2012/05/los-curiosos-juegos-del-gatito.html

……………………………………………………………………………………………………………………..