Como prepararnos y preparar a nuestros gatos para las próximas vacaciones

485363_10151319996533789_1961902509_n1. Viajar con él: Sin duda es una de las mejores opciones, ya que nos permite disfrutar de nuestras mascotas y de nuestras vacaciones al mismo tiempo. Nos permite no estar preocupados constantemente por si nuestro gato se siente solo o necesita agua o comida y evita que el animal nos eche de menos y nosotros a él. Sin embargo, hay muchos factores que pueden hacer que desistamos de la idea de llevar a nuestro gato con nosotros. Uno de ellos será la duración de la estancia. Obviamente si la estancia es corta a lo mejor no nos merece la pena sacar al gato de casa y someterlo a un cansado viaje a un lugar donde estaremos pocos días. Otro de los factores a tener en cuenta será el trayecto y el transporte en que se hace: hay muchos gatos que han sido acostumbrados a viajar frecuentemente en coche, pero seguro que no son tantos lo que están acostumbrados a viajar frecuentemente en avión, en barco…Uno de los factores más importantes a tener en cuenta será el destino, por un lado de cara a la vacunación y a la cartilla internacional del gato y por otro lado, porque debemos asegurarnos que nos permitirán tener mascotas en el lugar a donde vamos. Si necesitamos llevar a nuestro gato a un hotel o apartamento primero deberemos llamar y consultar si es así y con qué requisitos. También tenemos la posibilidad de buscar directamente hoteles que admiten mascotas gracias a muchas páginas web especializadas en este tipo de establecimientos. Para hacer el trayecto del avión al hotel deberemos contratar la recogida en el hotel si disponen de ella y si no contratar un servicio de transporte para nuestra mascota ya que dificilmente nos permitirán que viaje con nosotros en taxi.

2. Dejarlo en casa: Es una buena opción si el viaje va a ser corto y además disponemos de la posibilidad de que algún familiar o amigo vaya a echarle un vistazo al gato. También es una buena opción si nuestro gato no está acostumbrado a viajar o simplemente le aterroriza salir de casa. Es imprescindible asegurarnos que durante ese tiempo el gato vaya a disponer de agua limpia y comida suficiente, que tenga el arenero limpio y que vaya alguien a hacerle un poquito de compañía.

3. Llevarlo a casa de alguien: Esta opción es más recomendable si es para más tiempo o no hay nadie que pueda venir a nuestra casa. Para el gato será beneficioso ya que tendrá comida y estará acompañado. Pero hay que tener en cuenta que para el gato cada mudanza supone un periodo de adaptación en el que él no se siente tan a gusto como en su casa. La adaptación será incluso más dura si en esa casa hay otros gatos o perros y si la persona que lo acoja no tiene costumbre de cuidar gatos.

4. Llevarlo a un hotel o residencia para mascotas: Esta opción estará reservada para estancias largas en la que no haya nadie que pueda cuidarlo en casa o llevarlo con él. Para el gato es la adaptación más larga, ya que no conoce el sitio, las personas que le cuidan, echa de menos a sus dueños y puede tener estrés por estar con otros animales. Pero aún así nos estamos asegurando de que nuestra mascota va a estar vigilada, acompañada y con agua y comida suficiente durante nuestra ausencia.

LO QUE NUNCA DEBES HACER ES DEJARLO EN LA CALLE, NI EN NINGUNA COMUNIDAD FELINA.
NO LO ABANDONES PORQUE TE VAS DE VACACIONES.485363_10151319996533789_1961902509_n

.