CARTA DE PATRICIA TATTO A FREUD

asi duerme Freud

Se me paso el dí­a del animal y no te hice un regalo!!!!! Pero pensé mucho en vos ayer mientras anduve de un lado para otro, se me ocurrió escribirte esta carta. Que los gatos no saben leer? No te hagas problema te la leo yo.
A veces cuando le cuento a alguien de tu problema algunos me dicen: ¡Qué mala suerte!, y es que sabes que pasa? Ellos no saben de nuestras pequeñas complicidades, de las del desayuno por ejemplo, cuando vos crees que yo no te veo robarme esa galletita y yo hago como que no te veo, no saben de los besos ásperos (pero dulcí­simos) con los que me despertas cada mañana. Y pobres, seguro que nunca durmieron con una bola de pelos calentita cuando hace frí­o¦Freud belloTampoco saben de tus mauuu interminables cuando no me ves que culminan cuando te agarro a upa y nos llenamos de besos en abrazos gatunos.
Hasta han llegado a preguntarme si lo mejor no es sacrificarte, no es por maldad, no Freud es que nunca vieron tus ojos llenos de vida, no te ven jugar con tu ratita y perseguirla de acá para allá, no saben que tenemos el secreto de tu amigo invisible, ese al que perseguí­s de vez en cuando.
No sabes que emoción y que responsabilidad siento cuando en medio de una crisis todos percibimos que mi voz te calma y que si te llamo suavemente por tu nombre y tus apodos puedo tomarte en brazos. Al principio lo hací­a para que supieras que no estabas solo y para que no te golpearas por supuesto, no sabí­a que te pasaba en esos momentos, tenes la mirada ida y rugí­s como un leoncito asustado, lo que si se ahora es que te calma estar a upa mientras te digolos dos mas grandes

Foto-0089freud en el divan